350 años de caridad y mision

 
350 años de caridad y mision | trayectorias espirituales de san vicente y santa luisa| Obras de san vicente y santa luisa | Las hijas de la caridad
 
350 años de caridad y mision
 
 
Nuestros santos fundadores
Santa luisa de marillac
Luisa de Marillac (París, 12 de agosto de 1591- 15 de marzo de 1660), fue la co-fundadora (junto a Vicente de Paúl) de las Hijas de la Caridad, congregación de marcado carácter asistencial. Marillac reformó la atención que se proporcionaba en los hospitales, orfanatos, casas de expósitos, asilos, hogares de adopción, instituciones psiquiátricas y centros de ayuda en la Francia de su época.
Luisa nació en París, de una familia noble de Auvernia como hija natural de Louis I de Marillac (1556-1604) caballero y señor de Ferrières-in-Brie i de Villiers-Adam. Luisa no conoció a su madre y su padre murió cuando ella tenía quince años. No obstante, estuvo bien cuidada y recibió la educación en el monasterio real de Posionador, cerca de Pamplona dónde su tía era religiosa dominicana.
San vicente de paul
Vicente de Paúl nació el 24 de abril de 1581 en una pequeña casa rural en las afueras de la aldea de Pouy, en el departamento de las Landas, situado al suroeste de Francia. Era el tercero de seis hermanos La modesta condición de la familia hizo que muy pronto Vicente tuviera que trabajar de pastor de ovejas y de cerdos para contribuir a la economía familiar
Pronto también dio muestras de una inteligencia despierta, lo que llevó a su padre a pensar que podía hacer una carrera eclesiástica. Cursó estudios primarios y secundarios en Dax, y posteriormente filosofía y teología en Toulouse durante siete años. Estudió también en Zaragoza.
 
Celebramos nuestro pasado agradeciendo a Dios los ejemplos maravillosos de amor que nos dejaron San Vicente y Santa Luisa. Al hablar de nuestra misión, durante este año jubilar, reflexionamos detenidamente en su relación con la caridad según la practicaron San Vicente, Santa Luisa y otras personas. Todos ellos estaban implicados en una misión de amor. Estaban unidos por el amor: un profundo amor a Dios y un profundo amor al pobre. Llevaron a cabo su misión con una pasión tan honda que aún hoy continúa sintiéndose en la Familia Vicenciana por todo el mundo... Para honrar a San Vicente en el año de su 350 aniversario, creo que es importante que aprendamos más sobre sus compañeros Luisa, Portail y otros que han compartido su herencia. Esto es precisamente lo que se pretende con el año jubilar: ahondar nuestro conocimiento principalmente de Santa Luisa como compañera de San Vicente en la caridad y en la misión hacia los pobres".

 
 
Escríbeme
Me interesa tu opinión